El trabajo de edición en formato digital

The Rocket Book, el clásico del autor e ilustrador estadounidense Peter Newell publicado por primera vez en 1912, fue uno de los primeros libros disponibles en formato app.

La aplicación, publicada por Third Bird Party!, se publicó en febrero de 2011 y está configurada de la siguiente manera:

La obra abre con una pantalla en la que aparecen el título, el nombre del autor y un cohete que vuela de manera descontrolada por la página. Además, aparecen unos personajes que señalan el cohete y una música de jazz que acompaña la escena.

Al entrar en el cuerpo de la obra, la música no cesa. Comienza la narración en voz alta del texto, que puede estar oculto o presente. Cuando está presente, este aparece bien a la izquierda de la ilustración en un espacio reservado para él (en caso de colocar la tableta horizontal), o bien sobre un fondo transparente que se superpone a la ilustración (con la tableta en vertical).

En esta edición del libro, las ilustraciones son completamente estáticas, salvo la estela del cohete, que brilla y se mueve, aprovechando ese instante en movimiento que presentan todas las ilustraciones.

La transición entre páginas se consigue de varias maneras: la tradicional, arrastrando la pantalla hacia la derecha; pero también arrastrándola hacia arriba de forma que el lector sigue el movimiento del cohete. Otra opción para navegar por el libro, a modo de índice, es hacerlo mediante los botones de un ascensor.

 

En esta edición de Third Bird Party!, la propuesta de interacción es inexistente más allá del paso de páginas. Un claro alejamiento del espíritu interactivo que perseguía el libro troquelado en papel.

Un año y muchos meses después, la empresa JANES Works Company, aparece en el mercado de aplicaciones con una versión alternativa de este mismo libro titulada JANES Rocket Book.

En este caso, tanto la música como el texto narrado están presentes, pero la obra se configura de forma muy diferente. Para empezar, no hay texto escrito. Las ilustraciones se presentan completamente estáticas, acompañadas de una guía manual, al estilo de los libros de solapas.

La guía, a la izquierda de la ilustración, es una llamada de participación al lector, quien, al manejarla, activa el movimiento del cohete, que sale disparado modificando en su trayecto el resto de los elementos de la ilustración, que ahora sí presentan breves secuencias de acción.

A la derecha de la ilustración, los botones de subida y bajada del ascensor nos conducen al paso de página. La idea del ascensor sigue presente en esta edición, aunque de manera más discreta.

coh1 copia

Y para terminar, el diseño del conjunto también varía enormemente en la versión de JANES Works Company: el lector puede acceder a cada una de las partes del libro pulsando en las ventanas de un edificio vertical que imita la construcción externa de la casa en la que suceden los episodios.

Así, tenemos un mismo libro original con dos propuestas de adaptación muy diversas, las cuales nos ayudan a reparar en la influencia que pueden tener las decisiones editoriales en la construcción (y posterior lectura) de una obra infantil en formato digital.

Para los lectores que quieran leer este libro en digital y no tengan acceso a una tableta, y también para aquellos que quieran curiosear un poco más, la página del Proyecto Gutenberg ofrece diferentes posibilidades de leerlo en pantalla, desde este enlace.

© Las imágenes de esta entrada pertenecen a las aplicaciones The Rocket Book y JANES Rocket Book

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s