Los cuentos digitales en mi aula

A continuación reproduzco el texto completo de la primera colaboración significativa al contenido del blog. La profesora Almudena García nos explica qué ventajas ha observado en el uso de cuentos interactivos en su aula de Educación Especial en Chicago. Espero que su experiencia les parezca tan reveladora y motivadora como a mí. 

Gracias, Almudena, por tu trabajo y por tu enorme generosidad al compartir tus reflexiones. Literaturas exploratorias no encuentra mejor manera de comenzar el año. 

Me presento, me llamo Almudena García y soy profesora de Educación Especial en una escuela pública de Chicago. Considero que tengo varias suertes: trabajo con un grupo de alumnos excepcionales, me han dado unas estupendas tableta y pizarra digitales como herramientas pedagógicas, tengo a Celia que me recomienda la mejor literatura infantil interactiva y un equipo directivo que me compra las aplicaciones que pido. Es un conjunto de suertes bastante poco común en el mundo de la educación actualmente, lo reconozco. Esta es mi situación solo desde hace unos meses, así que me queda mucho por experimentar, pero voy a compartir con vosotros lo que he observado hasta ahora.

     Una de las últimas entradas de literaturas exploratorias del año pasado defendía, si entendí bien, la necesidad de continuar creando y adaptando literatura en forma de aplicaciones para pantallas táctiles, mi intención es apoyar lo dicho en aquella entrada desde la práctica y destacando el punto de vista pedagógico.

     En primer lugar quiero hablar de la impresionante atracción que sienten los niños desde que son bien pequeños hacia cualquier pantalla táctil. No voy a entrar en el porqué ni en el cómo, simplemente ocurre. Mis alumnos no son menos: si les dejo elegir la actividad, siempre eligen un dispositivo táctil, el que sea, sin excepción. Se que no es nada nuevo, pero es importantísimo, porque la motivación es necesaria para que se produzca aprendizaje, no hay aprendizaje sin motivación, y estas tabletas nos la aseguran al 100%. Todos los maestros nos preocupamos por buscar actividades que motiven a nuestros alumnos, dedicamos mucho tiempo a planificar nuestras lecciones para tenerlos enganchados cada minuto y que así aprovechen todo el tiempo de instrucción al máximo. Las pantallas táctiles hacen este trabajo por nosotros. Ningún alumno rechazará al principio una actividad en una tableta, ni pensará que menudo rollo y/o dejara de interesarse a los 5 minutos, algo bastante habitual con otras actividades. Así que ese trabajo ímprobo de todos los maestros para captar la atención de sus estudiantes lo consiguen estos cacharritos instantáneamente: una gran ayuda.

  Si además trabajas con alumnos con autismo, déficit de atención, hiperactividad o la gran mayoría de las dificultades de aprendizaje, como es mi caso, esta ventaja se multiplica por diez, ya que es más difícil motivarles, engancharles y atender sus necesidades.

     De hecho, para esta población con la que trabajo, las pantallas táctiles no solo proporcionan motivación instantánea, sino que también nos ahorran otro trabajo a los maestros: adaptan los contenidos y habilidades que nos marcamos como objetivos a su forma de aprender. Muchos de los alumnos de educación especial, aunque también la mayoría de los alumnos que no son colocados en ese grupo, se benefician en gran medida de las ayudas visuales (gráficos, dibujos, esquemas, etc.) y de obtener refuerzo instantáneo sobre lo que están haciendo. Dicho de otra forma, la mayoría de los alumnos aprenden más y más rápido cuando lo hacen de forma visual y continuamente reciben feedback sobre su competencia en la tarea. Los maestros necesitamos gran constancia, sensibilización y paciencia para hacer esto de forma coherente y consistente. Las aplicaciones que nos ocupan, si están bien diseñadas, son insuperables en este sentido .

     Resumiendo, que estas máquinas facilitan en gran media el aprendizaje por ser visuales, sencillas, lógicas y por proporcionar refuerzo inmediato. Es más, para algunos alumnos no solo lo facilitan, sino que lo posibilitan. En mis 12 años en contacto con niños y adolescentes nunca he visto una herramienta tan decisiva, con tanto impacto directo en el aprendizaje (porque pueden llegar a ser casi perfectas en dos de las 4 ó 5 cosas que son absolutamente necesarias para que éste se produzca: motivación y refuerzo).

     Pasando a un plano más concreto, tengo algunos alumnos con importantes dificultades de lenguaje. Les cuesta comprender preguntas, órdenes, instrucciones y no digamos un cuento. Eso a nivel comprensivo, a nivel expresivo la dificultad es todavía mayor. Necesitan imágenes para comunicarse adecuadamente y comprender lo que ocurre a su alrededor.

     En ningún momento me he planteado leerles un cuento, porque no es una actividad muy significativa para ellos, les cuesta comprender lo que se está explicando; para poder hacerlo y que me atendiesen por más de un minuto, tendría que simplificar en gran medida todo el lenguaje y añadirle un montón de imágenes concretas sobre lo que estoy contando, con lo que sería difícil y hasta tedioso llegar hasta el final de la historia (sin entrar en la destrucción de la parte estética que supondría), y aún así les costaría seguirme.

     Estos niños, a los que la literatura como la entendemos la mayoría de los humanos les estaba prácticamente vedada, pueden entrar en este mundo y disfrutarlo gracias a los cuentos interactivos. Por primera vez he visto cómo han leído o escuchado cuentos desde la primera palabra hasta la última, y ellos probablemente han seguido una historia sin dejar de prestar atención prácticamente durante todo su desarrollo por primera vez en su vida. La comprensión del cuento que alcanzan mejora, y aunque  tampoco lo entiendan igual que los demás, por lo menos la participación en la actividad está asegurada. Es simplemente alucinante, y para mí razón suficiente para que se sigan creando y adaptando historias, ya que es casi la única forma de que ellos participen de la lectura como uno más.

     Pero aún hay más: la forma de promover el desarrollo del lenguaje. Muchos de estos cuentos requieren que el lector interactúe con la aplicación de forma coherente, le piden que realice ciertas acciones, que ayude a los personajes, que les toque si quiere escucharlos, que continúe la historia, etc. Vamos, que tienen que entender las instrucciones orales y actuar en consecuencia, forma básica en la que se desarrolla el lenguaje receptivo, aunque en la “vida real” no siempre con un refuerzo positivo tan continuo y motivador como necesitan los alumnos con dificultades en este área. El feedback de las mejores aplicaciones para educación es inmediato y consistente, condiciones requeridas para que el reforzador produzca aprendizaje, es decir: si no hace lo que le han pedido, no ocurre nada, y normalmente les encanta que los personajes salten, canten, corran…y se reproduzcan sonidos, con lo que van a seguir escuchando, manteniendo su práctica y desarrollando su lenguaje de una forma lúdica, cosa que no ocurre a tal escala con ninguna otra actividad.

     Voy a añadir, para acabar, que el lenguaje expresivo también se desarrolla, por simple exposición y contacto con él. Probablemente no de una forma tan funcional y en tal cantidad como el comprensivo, pero por lo menos el rango de vocabulario y frases que escuchan aumenta bastante, con lo que tienen más posibilidades de imitarlo y añadirlo a su repertorio.

     Concluyo: desde mi punto de vista, tenemos delante una maravilla de herramienta, muy muy útil en la educación, que creo nos seguirá sorprendiendo positivamente, porque parece antinatural que deje de desarrollarse. Así que por favor, todos los que trabajéis para el sector, seguid luchando para que continúen apareciendo aplicaciones de calidad, que mis alumnos y los de muchos otros maestros las seguirán utilizando, no os quepa ninguna duda.

Un comentario en “Los cuentos digitales en mi aula

  1. Pingback: ¿Ipads en clase? ¿Para qué? | Literaturas exploratorias

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s